Como diagnosticar en casa si tienes infección de orina

Una de las patologías más recurrentes, cuando no se toman los remedios de forma correcta, o bien, cuando no se desarrollan como es debido los tratamientos, es la infección de orina.

 Una molesta dolencia que puede afectar no solo tu zona íntima, sino que también puede generarte graves consecuencias en tu organismo, y afectar por completo tu vida diaria.

¿Cómo saber si tengo infección de orina?

Puede que en ocasiones sientas algunas molestias, y desees estar seguro antes de acudir al médico, es por ello, que vamos a mostrarte a continuación los síntomas más evidentes de una infección de orina:

Aumentan las ganas de orinar

El primero de los síntomas que muchas personas le restan importancia, es el aumento de la micción, en ocasiones esto se debe a una respuesta automática del organismo para responder ante el ataque de las bacterias que ingresan por la vía urinaria.

Sin embargo, si eres de aquellas personas que siempre han ido al baño con frecuencia, te indicamos que este síntoma lo puedes distinguir por la sensación de urgencia que te obliga a ir al baño, como si sintieras que no te puedes contener.

La uretra se siente

Tanto en el caso de los hombres como las mujeres, la uretra muestra signos de dolor, en este sentido, es normal que cuando se vaya a orinar sientas:

  • Ardor
  • Dolor
  • Comezón

A medida que la infección avanza en el organismo, estos síntomas que eran leves, pueden variar hacia la gravedad, haciendo que el dolor se torne insoportable y el ardor y comezón se vuelva insostenible incluso cuando no se acude al baño.

Enrojecimiento de la zona intima

Es común que la infección genera ardor y enrojecimiento de la zona vaginal, caracterizada por la presencia de abundantes bacterias. En todo caso, en los hombres, existen algunos que dependiendo de la sensibilidad de la piel, también manifiestan cierta sensibilidad y leve enrojecimiento en la zona del glande.

Cambios de orina

A muchos esto no le suele llamar la atención, pero los expertos siempre recomiendan que las personas estén atentas a su orina y heces, en el caso de la primera. Cada persona tiene un olor y color peculiar, cuando esto cambia es porque existe un agente patógeno interno que está modificando la composición de la misma. 

Fiebre

Cuando la infección de orina, asciende por las vías urinarias y los malestares son más notorios, el cuadro febril hace su entrada. En efecto, como toda infección que va destrozando los glóbulos rojos y blancos, el organismo humano busca defenderse y la principal respuesta inmunitaria se ve reflejada en el aumento de la temperatura corporal.

Vómitos y nauseas

Aunque los médicos no han podido determinar el porqué de este síntoma, algunos señalan que puede ser por la presencia de baja inmunidad en el sistema. Por lo que la persona suele acontecerle trastornos gastrointestinales a consecuencia de la propia infección de orina.

Irritabilidad

Aún y cuando es considerado un síntoma exclusivo de los niños, en especial de los lactantes y de aquellos que no saben comunicarse aún bien. En el caso de las mujeres que padecen de infección de orina, es normal cambios de humor notorios, que hacen que puedan manifestar malas reacciones y pocos ánimos.

Diagnóstico de una infección de orina  

Para saber realmente si estas padeciendo una infección de orina, no es necesario acudir inmediatamente al médico de confianza. Pues con un examen de orina puedes saber si estas padeciendo dela misma.

Claro está, que si esta es recurrente, deberás realizarte otra toma de orina, para poder determinar la tipología de bacterias que existen dentro de la muestra, y poder así indicar cuales son los antibióticos que actúan efectivamente sobre aquella y que no le ocasionan resistencia.

Nosotros te recomendamos siempre realizar un examen de infección de orina, pues existen ciertas patologías o bien circunstancias que pueden prestarte un cuadro de síntomas confuso.

Por ejemplo, en el caso de los hombres la sensación de ardor o dolor, puede deberse al acto sexual, producto del roce del pene con el suelo pélvico de la mujer. Lo mismo ocurre con las féminas que dependiendo de la posición asumida durante el acto, pueden manifestar ardor y dolor en la zona.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.